¿Quién se queda y quién se va en cada juzgado o tribunal?


En realidad no se queda nadie, porque suprimen todos nuestros puestos de trabajo y crean otros nuevos, así que todos sufriremos un cambio de destino, incluso quienes se vayan a quedar en su misma mesa

La Orden Ministerial JUS/3244/2005 lo dice muy claro: “La actual estructura de juzgados y tribunales y los actuales puestos de trabajo quedarán suprimidos a medida que sean aprobadas las relaciones de puestos de trabajo” ¡Esa es la cruda realidad! por mucho que nos la quieran camuflar con un rosario de buenas intenciones, que no se ven reflejadas en los documentos oficiales.

A fecha de hoy, lo que sabemos es que quieren dejarnos sin un puesto de trabajo determinado y que pretenden asignarnos únicamente un macrocentro de destino sin adscribirnos a ningún Juzgado o unidad concretos. Así lo han dejado bien claro antes de dar por cerrada la mesa de negociación al respecto, a pesar de nuestras reiteradas exigencias en sentido contrario. Lo más triste del caso es que somos el único sindicato que lo ha reclamado.

De hecho, en la mesa de negociación dijeron textualmente "que el reparto de funcionarios entre Juzgado se hará de forma verbal, que nos bajarán a todos al hall y desde allí nos irán diciendo a cada uno al Juzgado al que tiene que dirigirse, y que a partir de ahora será el Secretario Coordinador Provincial quien decida de forma verbal en que Juzgado estaremos trabajando en cada momento"

Para entender mejor lo que puede ocurrir y, sobre todo, lo que tienes legítimo derecho a exigir, te resumimos a continuación lo que dice la Ley Orgánica al respecto:


¿Qué es el proceso de acoplamiento?


Es el cambio de tu actual puesto de trabajo al que te corresponde en la Nueva Oficina Judicial. Se produce una vez aprobadas las relaciones de puestos de trabajo y está regulado en la Disposición transitoria cuarta de la Ley 1/2009 de modificación de la Ley Orgánica, que contempla: (Ver artículos)

- La confirmación de los funcionarios en sus puestos de trabajo cuando éstos figuren en las rpts con similar contenido, aun con distinta denominación.

- La reordenación, redistribución o reasignación forzosa en los supuestos de amortización, supresión o recalificación de puestos.

- La convocatoria de procedimientos de libre designación o concursos específicos para ciertos puestos que deben cubrirse de esta forma.




¿Qué es la confirmación en el puesto de trabajo?


La citada disposición transitoria cuarta de la LOPJ acuerda “La confirmación de los funcionarios en los puestos de trabajo que viniesen desempeñando, cuando estos figuren en las correspondientes relaciones de puestos de trabajo con similar contenido, aun con distinta denominación”

Es decir, que deben confirmarte en tu puesto actual si éste figura en las RPTs aunque sea con distinta denominación. El ejemplo más claro sería el de juzgados como los de Instrucción o de Menores, cuyas plantillas íntegras se mantienen y simplemente cambian de denominación. O sea, que el total de dichas plantillas debería mantener su actual puesto de trabajo en el mismo juzgado donde presta servicios en la actualidad (es la única solución legal si se quiere cumplir con el precepto de confirmación expuesto en el párrafo anterior, así como con los artículos 437 y 520 de la LOPJ, en los que se establece que deben destinarnos a una unidad concreta) (Ver artículos)

Lo mismo es aplicable a todo el personal del resto de juzgados que no vaya a ser reordenado al Servicio Común de Ejecución. Es decir, que todo el personal que no sea reordenado debe ser confirmado en el puesto de trabajo que venía desempeñando dentro de su juzgado concreto (todo ello en cumplimiento de los preceptos legales citados en los párrafos anteriores)


¿Quién tiene que irse al Servicio Común de Ejecución?


Esta es quizá una de las preguntas más peliagudas y difíciles de responder por varios motivos. En primer lugar, la normativa se presta a diferentes interpretaciones y, si bien el nuevo reglamento establece como prioridad la antigüedad en el puesto, también se mantienen vigentes artículos del antiguo reglamento en los que se establece que dicha prioridad es por escalafón.

Por otro lado, la intención de Consellería es aplicar una interpretación distinta a la utilizada en otros territorios (donde se ha aplicado el criterio del escalafón) y en la que mezcla deducciones basadas en el nuevo reglamento con otras que parecen tener su fundamento en el antiguo > Ver interpretación que quiere aplicar la Consellería. Con lo cual, ni disponemos de ninguna referencia anterior ni de jurisprudencia al respecto, y mucho nos tememos que serán el tiempo y los posibles recursos quienes pongan a cada uno en su sitio de forma definitiva.


De entrada, y a expensas de dichos posibles recursos, hay dos cosas claras:

1º.- El proceso debe iniciarse de forma voluntaria y tienen que darnos la posiblidad de elegir si preferimos quedarnos en el juzgado o pasar al Servicio Común de Ejecución.

2º.- En el caso de no existir suficientes voluntarios, se iniciará un procedimiento forzoso y serán reordenados a ejecutorias quienes tengan menor antigüedad en el puesto de trabajo (artículos 66 y 67 del Reglamento). (Ver artículos)

El problema siguen siendo las diferentes interpretaciones que se pueden aplicar en cada caso concreto y que, cómo antes hemos dicho, no podemos dar por seguras hasta que los posibles recursos que se planteen sean resueltos por los tribunales de lo contencioso. Por nuestra parte, nos comprometemos a estudiar a fondo cualquier posible consulta que nos hagáis llegar y por supuesto a iniciar acciones en los casos que proceda.    


¿A qué UPAD estaré adscrito?


Como antes hemos dicho, nuestro puesto de trabajo no es una ciudad, ni un centro de destino (como algunos interpretan erróneamente) sino una unidad concreta de la nueva oficina, tal cómo establecen los artículos 437, 495, 520 y 521 de la LOPJ. Y en principio deben confirmarte en la UPAD del mismo juzgado donde estás prestando servicios, a no ser que seas reordenado al Servicio Común de Ejecución o redistribuido a otra unidad por algún motivo legal. (Ver artículos)


¿Qué puestos se cubren por concurso específico?


Este tipo de concurso se utiliza para cubrir los puestos singularizados. Es decir, aquellos diferenciados dentro de la estructura orgánica y que implican la ejecución de tareas o funciones individualizadas. Por ejemplo, las famosas jefaturas o los puestos relacionados con la lengua autónoma.

En el primer concurso específico que se convoque para estos puestos tienen derecho a participar en exclusiva los funcionarios destinados en el municipio donde deban desempeñarse tales puestos de trabajo.


-------------------------------------------------------------------------

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:

¿Qué es la Nueva Oficina Judicial y cómo está organizada?


¿Dónde voy a tener mi puesto de trabajo?

¿Cómo se distribuye el trabajo en la nueva oficina?

- Protocolos, protocolos y más protocolos

- Documentos publicados (órdenes, resoluciones y RPTs)

- Últimas noticias sobre la NOJ